jueves, 15 de mayo de 2014

Re–pensar al adolescente de hoy y Re–crear la escuela

Esta lectura en lo personal me fue de mucha ayuda para irme adentrando desde mi área de estudio al “mundo” de los adolescentes; todos sin excepción ya transitamos por esa etapa, bien o mal tenemos recuerdos adolescentes, pero siento que para muchos ese “mundo” se les ha olvidado, por lo tanto comparto esta lectura  que nos permite reflexionar sobre esta maravillosa etapa en la que se encuentran nuestros estudiantes.

Inicio con esta interrogante: ¿para ti, qué es un adolescente?, reflexionemos un poco.  Para mí, un adolescente es alguien que se está transformando, que tiene transitoriamente varios espejos rotos,  espejos donde miraba su infancia y niñez; espejos donde deja de verse con claridad; y no solo se vuelve borrosa la parte  física, sino la cultura en la que se encuentra, haciendo de estas dos una mezcla que debe poner de acuerdo.

Entre muchos sistemas que influyen en este desarrollo se encuentra la escuela. Para la escuela no solo los cambios corporales les causan problemas, sino los cambios conductuales; y es aquí donde me detengo un poco, ya que estos cambios exigen atención y respuesta por parte de la escuela.

Nosotros ya somos parte de una institución educativa, somos ese apoyo y estamos impactando a muchos adolescentes, los cuales reclaman acercamiento e interés por su realidad; ¿cuantas veces no se nos han acercado para pedirnos  unos minutos de nuestro tiempo?, hemos conformado un vínculo con los estudiantes, ellos saben que nos interesan, que no echamos en saco roto sus pláticas;  porque realmente nos importa su desarrollo no solo académico, sino integral.   

Estamos en la recta final de un año de múltiples experiencias, e iniciaremos un año más de impactos positivos con nuestros alumnos; impulsémonos y sigamos con el objetivo que desde un inicio nos apropiamos. Despertemos esa  “vocación  docente desde lo más profundo, asumiendo el compromiso de educar como tarea de servicio, reconociendo que en cada alumno hay un misterio que se debe respetar, que es su vida la que tiene que desplegarse y crecer, que la misión como docente es ser “puente” para que su misterio se devele, para que el amor a la vida se desarrolle en él.”


 "Educar para transformar"









4 comentarios:

  1. El poema que se encuentra al principio de la lectura, describe totalmente lo que deben experimentar los jóvenes en su etapa de adolescencia; sabemos cuáles son esos cambios conductuales, actitudinales y de pensamiento por las que atraviesan los adolescentes, sin embargo para identificar qué hacer para apoyarlos debemos también comprender el contexto en el que se desarrollan, desde sus costumbres, ideologías, imposiciones, y modas; ya que al final la adolescencia no es más que un constructo social, por lo que muchos de nuestros alumnos, pueden ser o muy parecidos o muy distintos a nosotros en esa etapa. En lo que debemos enfatizar, es en lo que queremos lograr con ellos, por supuesto que estaremos allí para escucharlos y apoyarlos, pero también estamos para fijar expectativas y metas en ellos, para orientarlos hacia el camino de lo que necesitan aprender para crear un mejor mundo para ellos, ya que sí están en una etapa de egoísmo, pero ese pensamiento no debe sobrepasar lo que realmente es importante. Debemos encontrar los métodos, técnicas y/o estrategias para apoyarlos en esta etapa que cada vez se vuelve mas difícil de pasar por los diferentes obstáculos que hay (embarazos, drogadicción, padres ausentes, violencia, etc) pero como maestros estamos para ayudarles a ver la luz al final del túnel, o mejor aun, transformar ese túnel en un paisaje tranquilo, sí, lleno de piedras, pero agradable y no temeroso, para que su tránsito por ésta etapa les sea más liviano y logren ser las personas que cambiarán su entorno.

    ResponderEliminar
  2. Creo que es muy importante esta lectura ya que debemos tomar en cuenta con que personas estamos tratando y en nuestro caso son adolescentes. Debemos saber como tratarlos y sobre todo entender como se desenvuelven durante esta etapa de la vida. A veces olvidamos que nosotros tambien fuimos adolescente y que al igual que ellos pasamos por muchos cambios y ahora que estamos en una posicion autoritaria, como un ejemplo a seguir, como un guia y personas transformadoras debemos tomarnos tiempo para reflexionar sobre las diferentes etapas de la vida y sobre la que nuestros alumnos estan viviendo porque no es facil hoy en dia para los alumnos superar algunos problemas. Y lo he visto con algunos alumnos mios quienes afrontan situaciones que afectan su rendimiento academico como el crecimiento personal o por la falta de atencion en casa.

    ResponderEliminar
  3. De las lecturas que más me han gustado y que he disfrutado, me hizo pensar precisamente en varios alumnos que he tenido la fortuna de tratar.
    Al estar en la Telesecundaria uno puede representar este concepto “adolescencia” en personas concretas, llámese Juanito, Pedro o Noé, cada uno de nosotros puede pensar en un alumno cuando comenzamos a adentrarnos a la lectura.
    De las cosas que más me hicieron pensar fue el hecho de leer la parte en la que se explica que tipo de padres hay, el saber eso nos ayuda a entender el mundo del adolescente lo cual es importante porque muchas veces suponemos que todos los alumnos presentan conductas de rebeldía, apatía, irresponsabilidad solo porque quieren, sin embargo poco sabemos de lo que realmente pasa, como comentaba a alguien alguna vez, vemos a diario las caras de los alumnos pero no conocemos su realidad y vida, por consiguiente será mucho más complicado poder ayudarlos a creer en lo personal y académico.
    Cuando uno conoce el entorno, la realidad y se acerca a los alumnos ellos se sienten apreciados, hay un sentido de pertenencia a la escuela que va más allá de verlo como una obligación , de esta manera pueden comenzar a crecer, porque hay chicos que se sienten incomprendidos por los papas, sea porque ellos trabajan o porque no vivan con sus hijos.
    El estar en la adolescencia les genera confusión y sienten que los docentes o maestros en lugar de ayudarlos solo se suman a la carga que tienen que aguantar y es ahí donde los PEM´s podemos hacer la diferencia, podemos elegir entre se autoritarios, reprimirlos, someterlos y disciplinarlos o ser el puente que ayude, inspire, cuide, promueva, confíe y crea en cada uno de los alumnos y los lleve a sacar provecho de sus talentos.

    ResponderEliminar
  4. Justamente me estoy topando con esos cambios, adolescentes que se acercan no solo para pedir un simple consejo sino para que realmente les escuches.
    Esta es una etapa crucial en la vida de todos, es en la cual comienzas a crear la identidad, la cual se ira fortaleciendo día a día. Es difícil dejar de lado la parte emocional, su contexto, el llegar a comprender el por que de sus acciones, actitudes esta muy lejos de nuestro alcance pero su entendimiento por el poder decir que nosotros también fuimos adolescentes y pasamos por situaciones en las cuales no precisamente nosotros vivimos sino que nos contaron hace que los entendamos.
    Somos parte de una institución pero esto no nos limita a ver su crecimiento a darles importancia ya que es crucial en su desempeño, la visualización de un apoyo externo, aprender, enseñar a sus propios pares, hacerles ver la valía que tienen cada uno de ellos.
    Tanto ellos como nosotros estamos en un feedback constante...
    Noosotros como PEM´s damos herramientas, somos un ejemplo, la mirada de una sociedad esta en nosotros, ya que nos replicarán, la teoria nos da un panorama pero sin duda la mejor manera de conocer y apoyarrlos es a través de la practica e interacción.
    Muy amena la lectura

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.