sábado, 3 de mayo de 2014

Apatia en alumnos.



Tener el rol de profesores o educadores no es una tarea fácil ya que tenemos una gran responsabilidad y compromiso con nuestros alumnos y con nosotros mismos, vemos a nuestros alumnos a diario y tenemos gran influencia en ellos por lo que, es de suma importancia que esa influencia sea positiva y significativa.

Y como seguramente alguna vez  hemos escuchado: "la escuela, compañeros, maestros son como mi segunda familia" porque nuestros estudiantes pasan al menos de 5 a 8 hrs en la escuela, tiempo suficiente para que ellos tengan experiencias, creencias, posturas, decisiones en las que de una u otra forma nosotros hemos contribuido mucho o poco.


En ese tiempo vamos conociendo a nuestros estudiantes y seguramente nos hemos topado con alumnos que cumplen con tareas, ejercicios pero a la hora de participar en clase, dinámicas o trabajos grupales les es muy difícil integrarse o  no tienen interés por aprender o tener una buena nota.

Bueno pues tocando el tema de la apatía en estudiantes como lo dice el artículo que les compartí es necesario preguntarnos  ¿Por qué mis estudiantes se comportan así? ¿Cuáles son las causas? ¿Qué pasa por su mente?

Como lo dice el autor de este articulo el alumno a veces solo sabe que "tiene que estudiar" pero no sabe cómo ni por qué hacerlo y lo peor que hay docentes que organizan actividades con sus estudiantes y tampoco conocen su finalidad, no tienen claro los objetivos, no crean  expectativas de sus alumno o simplemente hay poca preocupación en el alumno y no se busca que hay detrás de ese comportamiento en qué circunstancias se encuentra el alumno y a veces solo nos centramos en que cumplan académicamente y tener un buen control en el aula. 

El alumno tiene una mochilita que lleva cada día y la llena con comentarios o actitudes que surgen en su entorno escolar (maestros, compañeros) esto puede ser negativo tanto como positivo (algunos ya traen esa mochilita llena desde casa)  nosotros como docentes debemos ocuparnos no solo en impartir clase sino también en llenar esa mochilita con cosas positivas que a su vez ayudaran a crear un clima favorable para cada alumno, logrando despertar su curiosidad, motivación, pasión por descubrir y aprender cada día mas.

Y bueno para no explayarme tanto me gustaría tomar estos tips que nos da en autor y me parecen muy buenos:

·          Dejar que el alumno hable y se exprese
·           Impedir que repita lecciones aprendidas de memoria
·            Inducirlo a utilizar otras capacidades además de las intelectuales
·            Promover la expresión de vivencias personales (qué viste, qué sentiste, cómo lo viviste?) y sobre todo sus opiniones (qué opinas sobre lo que estamos tratando?)
·            Procurar que el alumno establezca con sus compañeros una comunicación "constructiva"  y no meramente "informativa"
·            Sacar a flote las capacidades (trabajar con lo mejor que tiene cada uno)
·           Crear un clima donde cada uno se sienta valorado
·            Buscar el modo en que cada alumno triunfe en algo
·            Presentar a la educación como el desarrollo de capacidades (autodespliegue) y no como una  carrera de obstáculos o de vallas que hay que saltar
·           Procurar que al alumno aprenda a "amarse a si mismo"
·            Impulsar el crecimiento de la identidad: potenciar y promover más el SER que el TENER
·            Procurar que el "estudiante no se coma a la persona" 


Cuanto más valorado y aceptado se sienta el alumno más le ayudará a  avanzar en sus aprendizajes. Si el docente logra  tener una relación auténtica y transparente, de cálida aceptación, de valoración  como persona diferente, donde vea al alumno tal cual es, probablemente esto ayude al alumno  a experimentar y a comprender aspectos de si mismo,  a emprender y enfrentar mejor los problemas.  Sería muy ingenuo por otro lado, esperar y pretender que todo se dé en forma mágica. 

3 comentarios:

  1. Esta lectura me ha gustado porqué me he sentido identificada en algunos puntos que toma el autor, estoy segura que todos tenemos muchos alumnos o grupos que sienten apatía hacia las clases, escuela, compañeros o algún maestro o Pem.
    En mi caso ha sido muy difícil motivar a un grupo, 3°B, y al final termino quejándome de ellos y sintiéndome igual que ellos, tener las mismas actitudes de Pem a alumnos, alumnos a Pem, es algo muy difícil ya que un día antes al estar sentada preparando una clase que para ti es genial y al llegar a impartirla termina siendo un desastre, es algo que desanima mucho, ¿pero a qué se debe esto?.
    He reflexionado mucho sobre este tema, La apatía en los alumnos, y he recordado mi etapa de la secundaria, la verdad es que no hay tanta diferencia entre ellos que están sentados esperando el día escolar (ya la “teacher”) y yo, ya que recuerdo que mi secundaria no me gustó nada principalmente por las materias (química, física), la rutina, los exámenes, las tareas, calificaciones, entre otras cosas; es algo de lo que no te motiva nada y prefieres huir. Nadie te explica que beneficios te da estudiar y solo pasas las materias por pasar a la preparatoria sin encontrarle utilidad al contenido.
    No solo son factores escolares los que dan como resultado este tipo de reacciones negativas en los estudiantes, sino que existen otro tipo de situaciones que hacen que no haya motivación por ejemplo: la etapa por la que pasan los alumnos, problemas familiares, problemas económicos, problemas de noviazgo, entre otros; a veces me cuesta trabajo entender porque muchos alumnos deciden salirse de la escuela para casarse.
    Como conclusión he decidido trabajar mucho con este grupo ya que al sentirme identificada se que puedo encontrar una estrategia para que los alumnos que cargan esa mochila llena de apatía, les sea más ligera y no sea un lugar de temor a los exámenes, notas, odio a las clases, aburrimiento sino que sea un lugar para intercambiar opiniones, liberar tensiones y con un ambiente confortable. 

    ResponderEliminar
  2. En efecto, parte de lo que influye en el desarrollo de los alumnos es la denominada apatía, un punto fuerte sobre el que debemos trabajar, el asunto está en encontrar la forma de hacer que esto desaparezca o por lo menos disminuya en los alumnos, y es que como se comenta en la lectura, algunas ocasiones esa apatía que muestran los alumnos es derivada de conductas que se aprenden de quienes les rodean, padres, amigos incluso nosotros Pem´s y los maestros, cómo poder combatir la apatía si en ocasiones nosotros nos encontramos en este estado (hablo por mi caso), cómo motivar a otros si en cuestión personal tampoco lo estamos del todo y es que la apatía es consecuencia de una serie de situaciones presentes en nuestro entorno sumado a una serie de aspectos psicológicos, por lo que es difícil predicar sin el ejemplo, por otro lado no podemos olvidar que en nuestras manos está el hecho de hacer que los alumnos puedan sentirse un poco (aunque sea un poco) motivados para asistir a la escuela y tomar al menos nuestra clase.
    Recuerdo a un alumno que me decía que nunca le habían reconocido el esfuerzo que hacía ni en su familia y menos los maestros, ello porque siempre lo comparaban con su hermano que estuvo todo el tiempo en cuadro de honor, así que lo que podemos empezar a hacer es reconocer los pequeños esfuerzos y los grandes logros que tengan nuestros alumnos, quizá no sea la mejor solución pero esto puede ayudar a que vean a los maestros de otra forma que no sea el aquella persona que ejerce autoridad en el aula, que nos vean como alguien que tienen cierto interés hacía ellos, más allá de ser aquella simple persona que viene me da clase y ni mi nombre se sabe, desde conocer el nombre de cada alumno, desde ese pequeño detalle podemos empezar a hacer diferencia y poco a poco ir combatiendo la apatía de forma gradual. Incluso con nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  3. El tema de la apatia por parte de los estudiantes es muy comun en mi escuela y hasta los maestros mencionan esa palabra generalizando y dice que no hay anda que se pueda hacer que han hecho lo imposible y hasta a mi tambien me desmotivan y les doy la razon, los alumnos son tan apaticos a la escuela que hasta me contagian. Y siempre me he preguntadio el porque de su actitud y es aqui donde considero que el trabajo de un porfesor jamas termina siempre esta en continuo cambio y mejora y los tips que el autor da son muy practicos y es lo que nos hace falta una guia para combatir este problema que no es imposible solucionar sino que conlleva esfuerzo y tiempo y lo que he aprendido es que debemos darle tiempo al tiempo y que hay cosas que no puedes apresurar y que no son de un dia para otro. Me gusto mucho la lectura porque en algunos casos me sentí identificada y ahora se lo que debo cambiar o mejorar pero a pesar de tanta información y teorías útiles y que parecen factibles, la aplicación siempre dependerá del contexto en el que nos encontremos. Y que lo mas importante es el alumno como pieza fundamental en el desarrollo de un mejor futuro y quienes son el reflejo de nuestro trabajo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.