miércoles, 26 de marzo de 2014

EL MÉTODO DEL ARCO: UNA FORMA DE HACER EDUCACIÓN PROBLEMATIZADORA
 de Juan Díaz Bordenave

¿Cuántas veces has entrado a un salón de clases, e inicias directo dando cátedra del tema, sintiendo que tienes todo el conocimiento en tus manos y que los que están frente a ti carecen de ello?, en dado caso de que tu respuesta haya sido nunca, lo que seguro te vino a la mente fue algún profesor que quizá tuviste y a quien seguro se le notaba este tipo de conducta, muy bien entonces déjame decirte que como este caso hay muchos en la educación, en los distintos niveles, pero en Enseña por México ¿lo habrá también?.

Veamos entonces lo que plantea Díaz Bordenave: el método del arco parte de la realidad de los sujetos, los va guiando por un camino en el ellos observan sus realidades, identifican puntos clave, hacen una teoría  en la que se analizan las causas y estructura de los problemas para luego entrar en una hipótesis de solución que pueda resolver el problema, al final se llega a la aplicación de la solución, para así resolver finalmente el problema pero este proceso se da siempre considerando las realidades de los involucrados, no desde una perspectiva ajena como se d a en muchos casos.

Lo anterior me hace recordar lo que en una reunión planteaba nuestra compañera Adriana, con respecto a los proyectos comunitarios, recuerdan que se comentaba que la esencia de los proyectos de este tipo es precisamente que los interesados sean quienes lo diseñen, de otra manera no tendrá impacto y siempre dependerá de un agente externo que observa un problema que tal vez para los participantes no sea el problema que quieren enfrentar o quizá ese ni sea considerado un problema. Por tanto el método del arco y los ejemplos que nos muestra pueden darnos una idea de lo que podemos hacer cuando decidamos hacer un proyecto comunitario.

En lo que respecta al ámbito de la educación (que es nuestro quehacer ahora) el método del arco posiblemente lo apliquemos, o quizá no, lo importante es que sepamos por ahora que es lo que trae consigo el que lo llevemos o no a la práctica, veamos que, en las escuelas de enseñanza formal de las zonas urbanas y algunas de la zonas rurales, es difícil encontrar la pedagogía problematizadora, por el contrario lo que hay es una pedagogía de la transmisión que se basa en el supuesto de que hay un receptor pasivo, contrario a la problematización que busca que el individuo aprenda partiendo de sus realidades para que tenga motivación de transformarla al tiempo que refuerce su capacidad crítica y auto-crítica, lo que traerá como consecuencia social un rechazo al autoritarismo y paternalismo, una democracia participativa y una estructura social igualitaria, sobra decir que en nuestras manos esta que uno u otro resultado se dé a partir de lo que aplicamos en el aula.


Por último quiero decir (y quizá este satanizando lo que se nos dio en la capacitación) que el conductismo como lo dice Diaz Bordenave puede llevarnos a una sociedad disciplinada e individualista por lo que conviene preguntarnos ¿Por qué es conviene seguir enseñando en las escuelas una pedagogía de transmisión o conductista? Quizá pueda ser porque los poderes fácticos quieren seguir manteniendo el control, quieren a personas individualistas que se centren en sus propios intereses, seres disciplinados que se sometan al condicionamiento de quien tiene el poder, quizá porque se busca imitar al extranjero proponiendo soluciones a los problemas  que corresponden a realidades ajenas, quizá sea para que todo eso nos lleve a ser conformistas, a aceptar gobiernos autoritarios a los cuales nos sometamos, o  simplemente porque quienes tienen el poder (en lo educativo y en otros campos), prefieren una sociedad ciega y muda que una sociedad critica que apele por sus inconformidades.

10 comentarios:

  1. Al iniciar la lectura, la primera palabra que llama mi atención es PROBLEMATIZADORA, a primera vista, pensé que se trataba de algún tipo de texto relacionado con disciplina o aulas caóticas, para mi sorpresa era sobre un método constructivista, que en especial siempre ha llamado mi atención, consideró que es el método por el cual deberíamos guiarnos, porque hace al alumno consciente de su entorno, de crear soluciones, de proponer y criticar lo que sucede en su ambiente cotidiano. Es una propuesta muy interesante y que definitivamente llevaré a cabo en mis clases, el método de arco que se plantea, desde mi perspectiva es una manera eficaz al momento de planear clases, además propone la exploración lo cual lleva al alumno a buscar respuestas a problemas que viven diariamente, realmente es eso lo que debemos fomentar en nuestros alumnos, como actores principales en nuestras aulas.
    ¡Excelente lectura! Y lo que comentas al final sobre métodos conductistas y de transmisión, estoy totalmente de acuerdo, más de lo mismo, no por favor! Y termino con esta frase muy ad hoc al tema:

    "La principal meta de la educación es crear hombres capaces de hacer cosas nuevas y no simplemente de repetir lo que han hecho otras generaciones: hombres creadores, inventores y descubridores. La segunda meta de la educación es formar mentes que puedan ser críticas, que puedan verificar y no aceptar todo lo que se les ofrece."
    Jean Piaget.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto Idania en la practica docente es mejor buscar que el alumno propicie su conocimiento y genere sus respuestas, sin embargo también es cierto que la metodología que venimos manejando nos induce a lo contrario (aunque no del todo, depende de quien este al frente y de como lo lleve a la práctica), lo que podríamos hacer es tratar de adaptar un poco de la problematización cuando estamos dando ICN, de esta manera combinamos los dos métodos y quizá el resultado sea mucho mejor. Me alegra que no haya sido la lectura de disciplina que imaginabas. :)

      Eliminar
  2. Una lectura que definitivamente nos hace pausarnos para reflexionar nuestra realidad con ojos diferentes. El método del arco, es una propuesta con la que comparto muchas opiniones: cómo bien mencionas Ade está muy relacionada con las ideas de los proyectos comunitarios y la intervención psicosocial; los años 70´s fueron la época de desestructurar muchas de las ideas que no solo mantenían la desigualdad económica y social sino que la profundizaban, entonces América Latina se levantó con novedosos conocimientos que daban un giro a todo lo planteado hasta ese momento, sobre todo por la dura realidad social en la que se vivía –y se sigue viviendo-.
    Leer a Bordenave me hace pensar la siguiente pregunta ¿Para qué queremos educar o enseñar? Pienso que ésta respuesta es una clave importante para resolver nuestras dificultades de educadores; me hace pensar en los primeros proyectos de las escuelas públicas tal y como las conocemos en este momento en nuestro país. ¿Para qué y en qué contexto surgieron nuestras escuelas? Las respuestas a las anteriores preguntas supongo que nos ayudaran a responder otras ¿Qué tipo de estudiantes se quiere? ¿Para qué se quieren así? Entonces, pienso que como una consecuencia directa tendremos la respuesta a ¿Cuál es el método pedagógico que se utilizará en clases? …Definitivamente, las inmensas telarañas de un sistema educativo no podremos deshacerlas o al menos no en estos pocos meses que llevamos (¡!), por lo tanto creo que la pertinencia de ésta lectura es la siguiente reflexión: ¿qué tipo de estudiantes quiero? (de manera personal) Responder la pregunta creo que es crucial.
    Los métodos pedagógicos son una estrategia que utilizamos en clase para cumplir el objetivo de enseñar y claro que estarán definidos por la idea que tengo sobre ¿para qué quiero enseñar y qué tipo de estudiantes quiero? Sin embargo también es cierto que la utilización consiente de una estrategia no define tajantemente nuestra idea sobre la educación: ¿utilizar conductismo o no? Pienso que el conductismo como una estrategia (en este caso) rinde sus frutos en determinados momentos: por ejemplo, para establecer una rutina, para que a la vez haya hábitos o buenas prácticas dentro del aula, aunque coincido en que es importante reflexionar cuándo, cómo y en que dosis utilizaré esta estrategia, así como el impacto que tendrán en el desarrollo de las habilidades criticas y reflexivas de mis estudiantes.
    Definitivamente, creo que no es necesario que nos “casemos” con alguna metodología en particular, sino que debemos conocerlas y utilizarlas según nuestro contexto escolar (para que sean efectivas hay que “conocer”); pero sobre todo tenemos que reflexionar constantemente en la pregunta de ¿Qué estudiantes quiero, porque, para qué? Y entonces sí, como menciona Díaz Bordenave, tener una visión problematizadora de la educación creando nuestras propias experiencias en éste ámbito con nuestros estudiantes y nuestro contexto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Concuerdo contigo en el sentido de que antes de aplicar tal o cual estrategia es importante considerar lo que quiero lograr en los estudiantes, no olvidando también la parte de ellos, es decir que quieren ellos realmente aprender, porque nosotros podemos crearnos una imagen de lo que queremos que ellos seas, pero ¿hasta que punto ellos están de acuerdo con esa visión?, es decir será que nosotros los guiamos hacía donde queremos y no hacía donde ellos quieren. Por otro lado quiero decir que esta lectura la propuse porque nos hace ver una realidad que muchas veces olvidamos (no quiero decir que todos), pero cuando damos contenidos con nuestros alumnos y por ejemplo damos matemáticas muchas veces olvidamos relacionar os problemas de esta materia al contexto del alumno, lo que hace que ese conocimiento carezca de significado y eso propicie quizá que lo olvide de inmediato. Por eso es bueno saber con esta lectura que consecuencias o efectos tienen llevar a la práctica uno u otro método o estrategia, porque quizá ya nos habíamos casado con la metodología en 5 pasos, pero podríamos incluir otras formas de enseñanza y aprendizaje, otras que quizá pueden dar mayores resultados.

      Eliminar
  3. Una de las lecturas que me ha impactado mucho, me identifiqué tanto con la labor que como PEM´S estamos haciendo; nosotros somos como Maguerez, lideres con motivación y sentido de posibilidad para transformar nuestra educación; conscientes de nuestra realidad hemos tomado el reto de poner manos a la obra, de ser esos orientadores que encaminan a sus estudiantes hacia el aprendizaje, ya basta de tener agentes que solo transmiten la materia a “mentes pasivas”.
    Este método es una propuesta innovadora, además de sencilla creará un impacto significativo; si bien nosotros hacemos que los alumnos observen su realidad, identifiquen los problemas en su entorno, y con nuestro apoyo propongan diversas soluciones y las ejecuten satisfactoriamente.
    Combinemos la teoría con la práctica, así tendremos como resultado una reflexión y una acción, ya que además de estar desarrollando en nuestros estudiantes la capacidad de producir conocimientos, estamos reforzando su pensamiento y sus acciones por un mejor entorno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Precisamente lo que comentas Kary es lo que quiero que veamos, no solo se trata de enseñar por enseñar sino de ver la utilidad que los alumnos puedan darle a lo que se genera en el aula y para que a ellos le resulte útil y no tan desconocido es conveniente partir de su entorno y asociar los conocimientos con lo que ellos viven a diario,

      Eliminar
  4. Interesante lectura pequeña pero con un gran significado y con un ejemplo muy muy claro. Cuando empeze a leer sobre como eran al principio las reuniones de estas personas me hizo recordar a algunas clases que tuve en el bachiller e incluso me hizo pensar y reflexionar sobre si acaso eso estaria pasando ahora dentro de mi aula. No me parece haber escuchado sobre el metodo del arco que menciona, sin embargo y por los antecedentes que tiene, es una gran estrategia usarlo dentro de nuestras aulas y sobre todo nos hace reflexionar en como queremos ver a nuestros estudiantes en un futuro, como queremos que sean y que habilidades queremos que desarrollen,porque todo lo que se enseña y se aprende se vera reflejado personal, profesional y culturamente en cada uno de nuestros estudiantes.
    El metodo del arco o tambien llamado educacion critico - participativo, es lo que se debe ver reflejado en las escuelas, queremos mas participacion por parte de los jovenes, jovenes emprendedores, activos, con animos de seguir estudiando, con ganas de crear, imaginar, descubrir nuevas cosas, criticar, ivolucrarse con la sociedad,la comunidad etc. que mas quisiera yo que todos mis estudiantes fueran asi, ¿sera posible? pienso que si, pero ¿cómo?. Acaso lo podran hacer ellos solos, acaso ellos ya saben que tienen que hacer? No,necesitan de un guia, de herramientas y estrategias, de alguien que los guie por el camino del cambio. y entonces quien sera ese alguien? Creo que yo je de echo soy yo. Yo como educador tengo que visualizar a mis alumnos en un contexto mejor y este metodo seria un buen comienzo para iniciar un nuevo cambio. Borron y cuenta nueva para mis estudiantes y para mi.

    ResponderEliminar
  5. Interesante lectura Adelaida.
    Concuerdo con que los alumnos sean actores y creadores en todo momento del conocimiento que adquieren y, aunque tengo algunas quejas sobre el constructivismo de Piaget (y algunos derivados), éste método me agradó mucho y como bien lo mencionas, se asimila a lo que hemos revisado y buscamos dentro de nuestras aulas.
    Todos podemos decir que lo aplicamos o que buscamos hacerlo posible con nuestros chavos, sin embargo, creo que es muy complejo llevarlo acabo, implicaría de mucha dedicación (por parte de todos los involucrados) y además tener un mayor (pero mayor) control de variables.
    No es sólo pensar que los demás métodos son malos, o que algunos profesores tienen un ego altísimo que siempre quieren ser los protagonistas de sus clases; nos hemos formamos con la escuela tradicional y como un patrón, será dificil de romperlo, mucho más si lo vemos siempre desde una postura reduccionista-monista.

    Desde que lo conocí, pienso que el conductismo es lo peor que puede haber para la educación y para todo lo demás (¡te odio Pavlov, te oido Skinner!) pero, si nos damos cuenta, nuestra vida funciona gracias a condicionamientos y reforzadores, todos los días, en todo momento (de hecho la idea de este blog es conductista), así que lo que podríamos hacer es, tal vez, ser pragmáticos, tomar lo bueno de los diferentes métodos y crear algo funcional a nuestro contexto ¿eclético? lo pueden llamar así, más bien yo lo llamaría Holístico.

    ResponderEliminar
  6. Me agrado mucho esta lectura y estoy muy de acuerdo en los comentarios de todos ustedes, es interesante el método de Bordenave y logro captar mi interés de hecho mientras lo leía ya imaginaba como podría ser mi aula aplicando este método y como dice Adriana y Luis Miguel tenemos que tomar mucho en cuenta nuestro contexto y pensar qué es lo que queremos lograr con nuestros estudiantes, creo que a todos nos interesa o queremos dejar atrás esas clases estructuradas de siempre lo mismo (los alumnos solo son receptores) y lo que queremos es despertar un espíritu critico en nuestros alumnos en donde se involucren y ellos sean capaces de sacar puntos claves y no solo el profesor tenga el rol principal en la clase, que sea el único que informa y facilita sino que el alumno tome parte importante y trabaje en conjunto para analizar, conocer su realidad, asimilar y descubrir a través de problematizar que sin duda eso hará que el estudiante se sienta motivado al saber que él también forma parte de esto y con lo que está haciendo está aportando poco/mucho y no solo quedarnos en lo teórico como dice Fany que el alumno no solo se quede en conocimientos sino también habilidades para tener en un futuro emprendedores, lideres, profesionales con mentes abiertas a buscar soluciones...

    ResponderEliminar
  7. Me puse a pensar y acordarme de muchos maestros que tuve en la secundaria, como mi maestra de Química y definitivamente la forma en que enseñaban era por medio de una larga explicación sobre el tema, y se convertía en memorizar el conocimiento para aprobar los exámenes y pasar la materia; al recordar mis clases me pongo a reflexionar que yo no quiero caer en lo mismo, ¿por qué?, porque de esta forma no le encuentras un verdadero significado ni relación con lo que vives y dentro de 10 años olvidarás esas definiciones, fechas, autores acontecimientos históricos, elementos de la tabla periódica etc.
    Es necesario romper con este tipo de métodos conductista-tradicional y empezar a encontrar estrategias que hagan que los alumnos puedan sentir y expresar el conocimiento, pero para esto un maestro debe de tener el conocimiento, la actitud y a práctica.
    El método del arco me parece muy atractivo e innovador porque se trabaja en conjunto (maestro-grupo). Tiene muchas ventajas ya que el alumno no solo se queda en la observación, teoría y una hipótesis, sino que lo aplica a su vida cotidiana .
    Si los Pems como los maestros nos esforzáramos más por planear y adaptar nuestras clases encontrando un método que atraiga a nuestros alumnos habría mayor motivación y participación, encontrándole un sentido a la escuela y a su futuro, ya que por lo que he observado o platicado con mis alumnos les parece aburrida y una obligación, y por medio de esto va a ir adquiriendo as habilidades y sentido a lo que aprenden.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.