jueves, 13 de marzo de 2014

Del individuo al agregado y de regreso

“Es imposible enseñar sin ese coraje de querer bien, no sólo a los otros sino al propio proceso que ello implica. Es imposible enseñar sin la valentía de quien insiste mil veces antes de desistir”
Paulo Freire

Nuestros estudiantes no son individuos aislados. No son solamente cuando les vemos una hora al día. Son, también, cuando conviven en el recreo entre ellos; cuando no les vemos; cuando están con los demás maestros; cuando van de regreso a casa y a sus (muchos) problemas diarios. Y además, también son parte de una sociedad más grande y con muchos otros problemas complejos; son parte de un país y un mundo lleno de desigualdad y pobreza, con muchas oportunidades para unos cuantos y muy pocas para la gran mayoría. Para esta entrada, me estoy basando en el primer capítulo del informe Equity and Quality in Education: Supporting Disadvantaged Schools and Students (OECD, 2012), el cual presenta evidencia sobre el estado de la OCDE y sistemas educativos de países miembro en aspectos de calidad y equidad en la educación, así como evidencia y argumentos sobre los beneficios de invertir en estos rubros. Los otros dos capítulos dan recomendaciones de política pública para mejorar a nivel sistema educativo y a nivel escuela.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD, por sus siglas en inglés) es una organización internacional que agrupa a 34 países que en conjunto representan el 80 % de la producción mundial. Y aún en estos países que concentran gran parte de la producción mundial, las desigualdades son enormes. De acuerdo con los resultados de la prueba PISA, 20 % de los estudiantes de quince años en estos países no tienen los niveles básicos de habilidades para funcionar en la sociedad. Esto quiere que uno de cada cinco jóvenes en los países más ricos del mundo no tiene las habilidades más básicas para vivir. En México son el 40 % de los jóvenes, y hay otro 30 % que no tiene el nivel básico o es altamente vulnerable.


Y de entre todos estos números, nuestros alumnos se encuentran en el porcentaje más bajo. Cada vez que pienso en darme por vencido con César o Brayan, trato de recordar que México se encuentra en el extremo de ésta tabla, y que dentro de México, César y Brayan están en el extremo más alejado. Y que están allí por muchas cuestiones totalmente fuera de su control, o de sus padres y maestros. Y totalmente fuera de mi control. Muchos estudiantes, principalmente de contextos marginados (disadvantaged backgrounds) (justo como Brayan y César), están en riesgo de tener bajos rendimientos escolares y abandonar la escuela.

La alternativa es que el contexto personal y social de los estudiantes no sea un obstáculo para que alcancen su potencial (equidad como imparcialidad) y que todos los estudiantes alcancen al menos un nivel mínimo básico de habilidades (equidad como inclusión). Y esto no solo es éticamente deseable, sino que también tiene sentido. Y tiene aún más sentido invertir desde los años iniciales de la educación:

“The logic is quite clear from an economic standpoint. We can invest early to close disparities and prevent achievement gaps, or we can pay to remediate disparities, when they are harder and more expensive to close. Either way we are going to pay. And, we’ll have to do both for a while. But, there is an important difference between the two approaches. Investing early allows us to shape the future; investing later chains us to fixing the missed opportunities of the past”. (Heckman, 2011)

El informe presenta evidencia sobre porqué invertir en equidad en la educación tiene altos rendimientos: invertir en edades tempranas permite a los estudiantes adquirir los conocimientos y habilidades (cognitivas, no cognitivas y socioemocionales) que les permitirán adquirir otras habilidades en años subsecuentes de su educación; éste efecto es particularmente alto para jóvenes en contexto de marginación, pues en sus hogares es menos probable que obtengan las habilidades necesarias para triunfar en etapas posteriores de su educación; por cada euro invertido en educación inicial hay un rendimiento de 10 centavos por año.

Al llegar a la parte de cómo hacer esto, y particularmente de cómo no se va a lograr (o en dónde se malgastan los recursos) -, es decir, en libros de texto, computadoras o suministros innecesarios o inadecuados; programas de aprendizaje chafones; intentos de reformas respaldados con recursos insuficientes- pensé inmediatamente en el caso de México y de mi escuela, una telesecundaria con 15 minilaptops y 10 proyectores que se no se usan, mientras existen otras necesidades que pueden tener mayor impacto en los estudiantes menos favorecidos.

En México se gastan solamente $40,000 USD por estudiante, mientras en otros países el gasto está por arriba de los $100,000 USD. Y la expectativa es que el gasto debe incrementarse. Así como pienso que nuestros estudiantes no son un número ni tampoco son un fenómeno aislado dentro de un salón de clases, el informe es explícito en señalar que la educación no es un rubro apartado, y que políticas educativas deben acompañarse con otro tipo de políticas (asistencia social y vivienda, por ejemplo). ¿Cuál es el techo del gasto en educación para México? Y más que eso, ¿qué es lo que se necesita? Personal capacitado; recursos educativos e instalaciones adecuados; y estudiantes motivados. Y además, pensar en los medios para lograr esto y en medir el posible impacto, decidir dónde invertir pensando en los resultados y no en las buenas intenciones. Esto es cierto tanto a nivel sistema como a nivel escuela, y estoy seguro que nuestras breves experiencias dentro de las escuelas nos lo han mostrado.

Suena lógico, y la evidencia lo respalda, pero terminar la educación secundaria de manera exitosa (bachillerato) les da a las personas mejores probabilidades de empleo y estilos de vida más saludables, lo cual beneficia a todos a través de mayores recaudaciones fiscales y personas más participativas en las vidas social y democrática de los países. Invertir en equidad y disminuir el abandono escolar a nivel sistema y escuela ayuda a los Brayan y César del sistema educativo. Brayan y César no son solo lo que veo en el salón. Y no son dos jóvenes aislados de sus familias, de sus pueblos, ni del sistema educativo mexicano. Me gusta recordarme eso cuando empiezo a desesperarme con las personas en específico. No es eso por lo que doy clases.

15 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Interesante lectura (complicada para los que no sabemos mucho inglés jeje).
    Desde mi punto de vista, algunos de estos informes (no todos) paradójicamente contextualizan el panorama educativo descontextualizándolo; sé que es muy beneficioso y entiendo que es mejor invertir desde temrpana para poder prevenir y no pagar "doble" en un futuro cercano (o lejano) sin embargo, considero que en México, el nivel de instrucción más alto a pesar de que haya tenido una mejor inversión desde un inico, no necesariamente implica mejores capacidades cognitivas, emocionales o sociales, como mencionas. Es aquí donde se descontextualiza todo porque se toma desde una perspectiva lineal: si hacemos esto obtendremos eso, si no hacemos aquello no pasará nada bueno, etc., pienso que no es así, no es como la ley de acción y reacció. A pesar de todo me parece relevante que, analicemos todas las perspectivas posibles en lo educativo, para poder tener una mejor propuesta dentro de nuestro contexto.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto a educación se refiere, creo que puedo aventurarme a decir que si no hacemos algo, nada pasará.
      Luis, estoy totalmente de acuerdo con que el nivel de instrucción e inversión no necesariamente implica mejores capacidades. EEUU destina mucho dinero por estudiante y no por eso tiene los mejores niveles de desempeño. México, aunque no invierte mucho por estudiante, sí destina una muy alta proporción de su presupuesto a la educación. La pregunta entonces es ¿en qué se está gastando el dinero público? El punto es invertir en aquello que puede tener el mayor impacto en todos los estudiantes, y particularmente en los estudiantes marginados; el texto argumenta que eso beneficiará a todos y que tiene sentido económico.

      Eliminar
  3. Me agrado mucho el articulo, cuando leí el titulo no tenia una idea clara de lo que pudiese tratar pero ya adentrándome a la lectura fue muy claro el concepto e interesante. Es una investigación muy cierta y que tiene mucho que ver con la calidad y equidad educativa en nuestro país. Toda la lectura me hizo recordar a nuestro país y al igual que Mario me hizo pensar en mis alumnos en cual era entonces la raíz del problema. Yo siempre he pensado que el background es pieza fundamental en el crecimiento de los alumnos y ciertamente lo es, pues la calidad educativa engloba muchas muchas cosas y es influenciada por muchos factores externos e internos. Y que mal que no se invierta lo que se tiene que invertir en la educación, tenemos grandes ejemplos de países que han invertido mucho dinero a la educación y que ha visto resultados. Pero entonces me pregunto si es solo el gobierno el unico responsable y causante de que esto suceda. Creo que yo como profesor también tengo responsabilidad y tengo el compromiso de formar alumnos con las habilidades y capacidades mínimas que les ayuden a adquirir otras en formaciones futuras.
    también otro punto que se me hizo muy interesante es cuando señala que se debe invertir a la educacion desde los primeros años escoilares de los individuos, porque es ahi de donde se generaran las habilidades y el conocimiento y así como el deseo de continuar estudiando y que esto afectara positivamente a su vida personal pero no solo la suya sino sera mejor ciudadano y ayudara a mejorar el país. entonces si tenemos mejores ciudadanos con mejores oportunidades y mejores habilidades tendremos un mejor pais.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya agradado el texto, Fany. Son el tipo de textos que desde la universidad he leído: al mismo tiempo quise compartir algo mío (que disfruto y que está relacionado con lo que estudié) y que pudiera darnos a todos un panorama de la situación del sistema educativo a nivel mundial y nacional que comprehendiera el tipo de situaciones que estamos experimentando todos los días.
      El background es pieza fundamental, y siempre lo será. Pero lo deseable sería invertir los recursos necesarios para que no defina (o lo haga en la menor medida) tu éxito o fracaso escolar. Claro que cuando se dice recursos no solamente hablamos de dinero: también las personas con las mejores aptitudes deberían dedicarse a la educación y a las aulas, y espero que en el futuro todos los maestros sean tan profesionales como tú, Fanny, y reconozcan la responsabilidad y asuman el compromiso de formar alumnos con las habilidades y capacidades que les permitirán funcionar en la vida.

      Eliminar
    2. Me ENCANTA tu frase: "Yo como profesor también tengo responsabilidad" y la verdad por la experiencia que he tenido en la escuela creo que en algunas ocasiones lo que falla es asumir el sentido de la responsabilidad para crear esas habilidades y "soportes" básicos que les permitirán a nuestros estudiantes mejorar y que, más importante que todo, les serán útiles en el día a día. Y aquí es donde nos hemos preguntado (los PEMS de mi institución) en dónde está esa responsabilidad ¿en exigirles un casquete corto? ¿en qué porten el uniforme correctamente? ¿en que las chicas no traigan maquillaje ni las uñas largas? y me parece preocupante que la mayor parte del tiempo de los Consejos Técnicos sean desperdiciadas en decidir si a los chicos se les debe permitir o no ir al baño entre clases en lugar de discutir maneras más efectivas de crear un mejor ambiente escolar o de hacer más eficiente el tiempo. Yo no quiero formar soldados, quiero formar individuos y ésa es mi responsabilidad.

      Eliminar
  4. Esta lectura me reafirma en cada una de sus líneas el por qué soy parte de Enseña por México, me consolida el compromiso que desde el inicio hice con el programa y con la comunidad en la que estoy inmersa; la misión y visión de ExM está más que relacionada con la lectura, donde toma el tema de la equidad educativa con la seriedad que se debe donde nosotros los PEM´s somos participes de este cambio transformador impactando de manera muy directa en el desempeño de nuestros alumnos.

    Al estar en relación constante e inmiscuirnos en la comunidad nos hemos percatado de las necesidades y del contexto en el que se encuentran nuestros alumnos, mas allá de lo económico, sumado a esta situación se encuentra la desigualdad educativa que como bien hemos experimentado tiene un impacto negativo en los alumnos. Esto no solo imposibilita un crecimiento intelectual, no solo obstaculiza una mejor vida para nuestros estudiantes; esta desigualdad limita que nuestro país tenga un desarrollo económico y social.

    Nosotros estamos abriendo el camino a un cambio verdaderamente importante, somos agentes de cambio que impactando positivamente a nuestros alumnos estamos haciendo que se consolide el pilar de nuestra sociedad “la educación”, y lo lograremos teniendo siempre presente los valores que como institución nos rigen: liderazgo, amor por México, cambio social y excelencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Kari. Como en la escuela, y como lo decía Freire en alguna de sus cartas, leer lo que otros opinan de algún texto va contribuyendo a que comprendamos todos el texto; entre todos, reescribimos el informe de la OECD. Y lo digo por tu comentario sobre la desigualdad: es nociva a nivel individual y es nociva a nivel social. Este tipo de reflexiones ancladas en experiencias concretas es lo que los economistas, sumergidos en un mar de números, solemos pasar por altos a pesar de que todo el tiempo decimos palabras como inequidad o pobreza o marginación. Saludos!

      Eliminar
  5. Desde la antropología siempre nos han enseñado a desconfiar de los datos "duros", de las cifras arrojadas por encuestas masivas e impersonales pues muchas veces están muy alejadas de la libre expresión del individuo, pero en antropología (al menos desde la complejidad) también estudiamos la relación que se da entre individuo, medio ambiente y sociedad, y en lo personal creo que los estudios cuantitativos pueden aportar datos interesantes para definir nuevos panoramas y preguntas de investigación. Al final cualquier protocolo es creado por humanos, y los humanos somos imperfectos, pero es importante ver en ello la virtud que llevó a esa persona o grupo de personas a interesarse por un problema concreto. Leer este documento me fue muy interesante, sobre todo porque últimamente me parece que mis grupos están casi llenos de Césares y Brayanes y hablar de equidad me parece una utopía... recuerdo cuando en el InVe aspiré y juré que mis estudiantes podrían llegar a ser tan buenos como el mejor estudiante del mejor bachillerato público o particular de Puebla, pero teniendo tres horas a la semana con ellos y sabiendo, como bien mencionas Mario, que sus vidas fuera de mi alcance superan inmensamente mis posibilidades y tiempo con ellos ya no lo sé.
    La inequidad es una cuestión estructural: no está fundamentada en una persona o un grupo de personas, o una clase social, o una comunidad, sino en toda una red de relaciones complejas entre paradigmas, ideas, personas, instituciones, políticas, intereses y la manera en que en todo ello se inserta la vida de uno de nosotros. La inequidad se vuelve lo "normal" lo "deseable y al fin y al cabo en lo que se basa el sistema ¿qué haríamos si de pronto todos fuéramos doctores y no quisiéramos dedicar 8 horas de nuestro tiempo sentados frente a una máquina de coser pegando mangas de camisas que se venderán al otro lado del mundo en mil veces el dinero que yo recibí por ellas? ¿Podemos aspirar a la equidad en un sistema cuya esencia es la inequidad? a veces parece irreal.
    Para ello hace falta un cambio de paradigma, un cambio cuyo fundamento sí, puede estar en la educación, pero no en un plan de la SEP ni en un Consejo Académico, desafortunadamente no sé dónde. Quisiera saberlo y poder compartirlo con todo el mundo.
    Para terminar me quedo pensando en otra estadística que alguna vez vi leyendo sobre educación por internet: México se encuentra entre los países con peores resultados académicos pero es de los países que tiene a los estudiantes más felices (¿medir la felicidad? bueno eso es tema de otra discusión pero finjámonos crédulos), a diferencia de Corea, uno de los países con mejores resultados académicos pero con los estudiantes más infelices del mundo. Esto me hace pensar que el terreno para comenzar puede no ser tan agreste....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué César y Brayan al menos puede que tengan una sonrisa en su rostro (sé que algunos de mis Césares y Bráyanes a pesar de todas sus dificultades la tienen)

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo contigo cuando dices que la inequidad es una cuestión que va mucho más allá de lo que pasa en las aulas, o en la SEP. Y que los números no son suficientes para describir los fenómenos, pero sin duda son útiles. Lo que sí es que desde hace tiempo tengo un problema con aceptar que la solución a, por ejemplo, la inequidad (aunque podríamos insertar los muchos problemas que el sistema económico-social tiene) sea cambiar de paradigma o de modelo civilizatorio porque no sé ni por dónde empezar. Lo que es innegable es que tenemos un sistema que (medio) funciona y que puede funcionar mejor para muchos. Voy a hacer todo lo que esté a mi alcance para poder mejorarle, probablemente desde las políticas públicas. ¿Va a cambiar la racionalidad imperante? Muy probablemente no. ¿Resolverá las contradicciones internas del capitalismo? Hell, no. De cualquier manera, no me resigno a que cuando muera siga el mundo como si yo no hubiera existido.
      Por esto, y tomando la definición de inequidad educativa como imparcialidad (es decir, que tu origen determina tu destino) y como exclusión (que no todos pueden tener acceso a niveles básicos), éste es el pedacito de realidad que creo que podemos transformar, y sucede que creo y es posible que sea el pedacito de realidad que puede impactar en muchos otros pedacitos. ¿Idealista? Tal vez en verdad nunca dejé de serlo, a pesar de haber estudiado economía.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. De la misma manera que a muchos, los informes internacionales con porcentajes, números y estadísticas me ocasiona suspicacia, sin embargo coincido en que la existencia de éstas nos arroja información sobre las posiciones que hay alrededor de un tema. Curiosamente esta lectura me enlaza con la tercera carta de Freire, analizar las causas más profundas de la acción individual de un docente y llevarlas a lo político y lo social. Definitivamente, creo que hay situaciones aún más complicadas que el rezago educativo en nuestros estudiantes (en el ámbito social y económico) y que no se pueden solucionar únicamente con contenido académico, sin embargo son la base sobre la cual se cimenta su fracaso escolar.
    Yo también me he desesperanzado cuándo los “Césares” que tengo en clase continúan teniendo los mismos resultados una y otra vez. Por esto, muchas veces me he cuestionado sobre el contexto social de mis estudiantes y la influencia que tiene en ellos: los medios de comunicación, la violencia social, los estereotipos, la televisión y los nefastos programas a los que ellos y ellas acceden; me pregunto ¿qué tipo de ideas están consumiendo y a raíz de ello que tipo de oportunidades tienen a su alcance? ¿Esto depende de mí? ¿Esto depende de la educación-escuela? Yo también coincido en que el nivel de instrucción escolar (puramente académico) no necesariamente está relacionado con mejores capacidades cognitivas, emocionales y sociales...Hay algo más.
    Definitivamente, este artículo me hace pensar en qué situación se encuentra nuestro país ahora y en el futuro ¿Qué ofrecemos a los estudiantes que han tenido un aprovechamiento escolar impecable? ¿Hay una barrera de contención para estas personas con alto grado de instrucción escolar? ¿Estamos preparados para que mis estudiantes encuentren un cauce que les satisfaga cuándo terminen con altos resultados su instrucción escolar? En este sentido, cabe mucho reflexionar sobre qué es lo deseamos conseguir/construir y cómo lo lograremos ¿nuestros objetivos corresponden con nuestras acciones? Lo que es cierto es que definitivamente nosotros nos estamos encontramos de frente con todas estas preguntas y posibles mejoras. Hasta aquí es donde hemos asumido esta responsabilidad y es el reto que tenemos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adri :) yo leí primero ésto y después la carta y también las encontré muy relacionadas. Después de todo, una de mis intenciones era precisamente esa: relacionar nuestra práctica individual con lo político. Me encanta leer las distintas perspectivas: no tienen idea todo lo que desde su posición (psicología, antropología, pedagogía) aportan a comprender un poco más los textos. Me encanta encontrar que las prácticas y motivaciones en el aula y de cada uno de nosotros, y espero que de muchos maestros, tienen relación con la situación social. Me da esperanza.
      Tengo una duda (que también podría ir digirida a Luis Miguel, ojalá pudiera etiquetarlo): no es lo mismo decir que mejores capacidades cognitivas, emocionales y sociales solamente dependan del nivel de instrucción, a decir que tener mejor instrucción está relacionado con mejores capacidades. Es decir, tener mayor y mejor instrucción está relacionado con tener más y mejores capacidades. No estoy diciendo que sea causal ni que sea lo único, estoy diciendo que cuando se presenta uno se presenta el otro. Y que por estos motivos, a nivel de política pública, es deseable buscar equidad educativa, definida como acceso para todos y que tu situación personal no obstaculice tus probabilidades de éxito (y aquí, claro, hay aspectos fuera de control del sistema educativo y de los maestros que también deben abordarse).
      ¿Hay más? Definitivamente pero, y ésta es mi duda, ¿qué más hay? y más importante, ¿cómo podemos impactar en él?
      Sobre tu segunda cuestión, qué hay más allá de la escuela para nuestros estudiantes, me quedo con las dudas y con que son los retos que hemos asumido. Y en verdad estoy contento de haberlos asumido junto a ustedes, estimados PEMs, porque vaya que son grandes.

      Eliminar
  8. Al igual que algunos de ustedes no soy muy afecta a los estudios cualitativos pero nos sirven para tener un punto de partida y enfocarnos en algunos aspectos que podrían ser de suma importancia para tratar o resolver cierto problema.
    En este caso es muy interesante saber cuanto dinero esta destinado a cada estudiante y como se supone que se distribuye pero para mi el aspecto más importante en el que se debería invertir es el aspecto psicológico de los estudiantes y la capacitación de los docentes. Considero que no sirve de nada tener la infraestructura contar con el equipo necesario para dar una buena clase, si no se tiene el personal capacitado o los alumnos simplemente no están allí. Tal vez estén sentados en su butaca pero en realidad su mente esta enfocada en otro aspectos problemas personales, familiares, etc., los cuales influirán en la motivación que tienen los alumnos por asistir a la escuela y aprender.
    Un aspecto con el que estoy totalmente de acuerdo es en la intervención de la educación en edades tempranas. El programa para cual trabajamos esta muy padre, ayuda mucho y esta generando un impacto en nuestros estudiantes. Pero yo si considero que este programa tendría un mejor aprovechamiento o impacto en la educación básica, puesto que es cuando los estudiantes están en su plena formación de valores, actitudes, estrategias de estudio,etc. Con los alumnos con los cuales estamos trabajando ya tienen un estilo de trabajo, estrategias de aprendizaje adquiridas las cuales en algunos casos solo les son útiles para pasar la materia (que es lo que considero más les importa a los alumnos, a al menos a mis estudiantes), es difícil modificar esto, no digo que sea imposible, pero cuesta mucho trabajo y no solo se necesita trabajar con ellos dentro del aula, si no personalmente y si se es posible hasta con sus padres o familia cerca, puesto que ellos también influyen mucho en el aprendizaje de nuestros alumnos.
    La calidad educativa incluye muchos aspectos y no es un problema que se solucionará de un momento para otro, pero ahorita nosotros estamos poniendo nuestro granito de arena para ayudar a nuestros "Cesar y Brayan que tenemos e impactar en ellos cambiando no sólo la forma en la que ellos reciben clase y adquieren un aprendizaje el cual deseamos sea significativo, si no también para cambiar su mentalidad y motivarlos a aprender y querer superarse día a día. Al principio quería lograr que todos desearan entrar a la universidad (que sería lo mejor para todos desde mi punto de vista) y terminar su carrera ejercer una profesión, pero al entrar un poco más en el contexto de mis estudiantes me doy cuenta que ellos ya tienen otros planes, una manera diferente de ver la vida y me cuestiono quien soy yo para decirles que lo que yo quiero será mejor para ellos, cómo se yo que lo mejor y lo que tendían que hacer para superarse y tener una mejor vida es terminar una carrera universitaria. Es algo raro complejo y que no sé si se explicar o me entiendan pero en verdad entablando conversaciones con algunos de mis alumnos me doy cuenta de estos y me hago estos cuestionamientos. Creo que ya salgo del tema de la lectura y es mejor terminar mi comentario aquí. ;)

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.