viernes, 31 de enero de 2014

"Profesora, si; tía, no"


En la facultad de Medicina, el profesor se dirige a un alumno y le pregunta:

“¿Cuántos riñones tenemos?”
“¡Cuatro!”, responde el alumno.
“¿Cuatro?”, replica el profesor, arrogante, de esos que sienten placer en pisotear los errores de los alumnos.
“Traiga un fardo de pasto, pues tenemos un asno en la sala”, le ordena el profesor a su auxiliar.
“¡Y para mí un cafecito!”, replicó el alumno al auxiliar del maestro.
El profesor se enojó y expulsó al alumno de la sala. El alumno era, por cierto, el humorista Aparicio Torelly Aporelly (1895-1971), más conocido como el “Barón de Itararé”.
Al salir de la sala, todavía el alumno tuvo la audacia de corregir al furioso maestro:
“Usted me preguntó cuántos riñones ‘tenemos’. ‘Tenemos’ cuatro: dos míos y dos suyos. ‘Tenemos’ es una expresión usada para el plural. Que tenga un buen provecho y disfrute del pasto”.
La vida exige mucho más comprensión que conocimiento. A veces, las personas, por tener un poco más de conocimiento o ‘creer’ que lo tienen, se sienten con derecho de subestimar a los demás.



"...que el amor es parte integral de la calidad tanto del
educador como de la educación." (1994, Rosa María torres)

Es imposible enseñar sin la capacidad
forjada, inventada, bien cuidada de amar.

"...pero no es posible ser maestra sin amar a los alumnos —aunque amar

solamente no sea suficiente— y sin gusto por lo que se hace."



Jamás debemos de dicotomizar, pero que sucede realmente en el aula, muy claro se plasma en el texto que esta subrayado en morado, finalmente  el maestro es el que plasma toda  una vida de futuras ideas, metas, hallazgos, sueños, muchas cosas más. Lo más curioso es que realmente hay una dicotomía  entre  las políticas institucionales  y lo que realmente se lleva acabo en el aula. 
     
      Sin duda alguna  no  debe existir  dicotomia entre  la lectura  y la escritura, debe existir  coherencia , una lógica precisa para  el entendimiento que se pretende  dar  cuando nos dirigimos a cualquier  tipo de público.

Respecto a esto,  el día de hoy asistiendo a la junta de consejo encontre un poco de ambas  dicotomias que menciono anteriormente, la primera  donde  no  debemos dicotomizar, donde  no existe una unión entre  la institución y el quehacer del profesor, se presento un vídeo mostrando  la reforma educativa, en este se realiza un breve recuento de las anteriores reformas educativas, mencionando el impacto de la reforma llevada  acabo de 1993 a 1994, la manera en que se llevo acabo la inserción de la misma; sin embargo,  este tema me hizo remontar  aún más en el pasado recordando que no han sido solo los únicos impactos que ha recibido ala educación en México, desde  ahí  deberíamos analizar  si  existe  un verdadero enlace en lo que se les entrega día a día ( los archivos, documentos de actualización) con  el avance  académico.
     Si bien podemos ver que  si  hay interés entre  los profesores  para que los alumnos tengan una mejor calidad educativa, pero entre ellos mismos  discuten el saber ¿Que es calidad educativa? pero no para ellos mismos  sino para  el estado, mejor dicho para  la república,  aunque existe  una descentralización educativa no existe autonomía dentro de cada estado, finalmente compiten entre  los estados cuando deberían competir  a nivel mundial.
      Temo decir que  si existe  una dicotomia entre lectura y escritura, ya que, durante  la junta técnica  se  tuvo que llenar  ciertos criterios, pero al plasmar estrategias, los propios  maestros preferían dar  solo una solución cuando realmente  hay un sin fin de actividades lúdicas, dinámicas y certeras para  la adquicisión de conocimiento.

    Esta lectura  me deja  mucho en que pensar, que finalmente  a pesar de la fecha en que  Freire  escribe el texto, el mundo educativo  sigue  teniendo un retroceso o mejor dicho requiere  un retroceso con el fin de  bsucar  un equilibrio con el rezago que presenta cada alumno pero en vez de que esto nos ayude a crear o mejorar, el propio alumno busca medios de escape, para  algo que  ya les  parece inútil aprender. Pienso, ¿entonces que nos ha pasado realmente?¿debemos creer o tener altas expectativas?¿debemos de cambiar al profesor por herramientas tecnológicas?¿que ha sucedido con el papel del profesor?¿preferirías que te diera clase tu tía?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.