jueves, 30 de enero de 2014

LA LECTURA EN TIEMPOS DE FACEBOOK

La comprensión es trabajada, forjada por quien lee, por quien estudia,
Que al ser sujeto de ella, debe instrumentarse por hacerla mejor.
(Paulo Freire, 2002)

“El término leer se define como el acto por el cual se otorga significado a hechos, cosas y fenómenos,  mediante el cual también se devela un mensaje cifrado, sea éste un mapa, un gráfico, un texto. De este modo viene a ser una respuesta a la inquietud por conocer la realidad, pero también al interés de conocernos a nosotros mismos, todo ello a propósito de enfrentarnos con los mensajes contenidos, en todo tipo de materiales.”   (Muñoz, Reyes, Covarrubias y Osorio, 1991, p. 32). Sin embrago la lectura no sólo se realiza mediante textos, hay distintos tipos de lectura cuya finalidad también es decodificar mensajes, pero mensajes que están inmersos en una conversación, en un contexto y en las experiencias diarias.
Cuando enseñamos a nuestros alumnos a leer, les damos la llave de una puerta que les permite estar en contacto con la realidad de su contexto, visibilizar los problemas existentes en él, criticar las causas de los conflictos y asumir una responsabilidad por aportar una solución a dichas problemáticas;  una vez abierta la puerta, jamás se cerrará. Pero cómo es que comienza ésa preparación, cómo es que un alumno que sólo está interesado en escuchar y anotar conceptos para después memorizarlos puede alcanzar el nivel que esperamos, el nivel que le permitirá saber aventurarse en el mundo de la abstracción y creación de conocimiento.
Primero, debemos dar lecturas que estén acordes a su nivel de comprensión y análisis, si estamos con estudiantes de bachillerato, no  proporcionemos fábulas o cuentos, éstos textos están dirigidos a niños de entre 6 y 7 años, si bien sabemos que la preparación para la lectura no es la ideal para el nivel en el que se encuentran, la capacidad de un adolescente no es tan baja como pareciera (su desarrollo cognitivo es parte de su desarrollo humano), por ello debemos comenzar a tener altas expectativas de nuestros alumnos e iniciar con una lectura acorde a su edad, una lectura que implique acontecimientos actuales y que mediante preguntas guía les permita comenzar a analizar el texto, relacionarlo con su vida cotidiana y generar sus propias conclusiones acerca del tema.
Segundo, debemos dar el poder a los estudiantes de explorar el conocimiento, de entretejer cada uno de los conceptos, de imaginar y analizar el objeto de estudio, de tal manera que relacionen los aprendizajes en su vida cotidiana. De esa manera les estaremos dando el valor para aventurarse a realizar la lectura de la palabra, la lectura del mundo, la lectura del texto y de su contexto. Nuestras palabras describen el mundo, el mundo que queremos que nuestros estudiantes conozcan, palpen y vivan, es decir, a través de los que comuniquemos en nuestro discurso, en las actividades, videos e imágenes que mostremos en clase generamos una visión del mundo y a partir de esos recursos, comenzarán a crear su propia visión, la que al final vivirán.
Finalmente, tercer punto, como educadores tenemos el deber de alentar a nuestros alumnos a saberse capaces de comprender conceptos complicados, no darse por vencidos al momento de no entender una palabra, hacer que indaguen, pregunten, que extraigan información a partir de lenguaje sensorial (lecturas, imágenes, audios) que les permitan encontrar la información adecuada.
Pero si después de leer lo comentado anteriormente aún sigues pensando que las lecciones narradas giran en torno a la habilidad lectora, estás muy equivocado, ya que llevando a cabo todo eso y todo lo demás que se te ocurra, estarás brindando a tus alumnos una lección muy importante, la cual te aseguro, continuarán aplicando fuera del aula: nada está dicho, puedo crear mi propio aprendizaje a través de mi experiencia, poseo la capacidad para indagar información no sólo en los libros, sino en el diálogo de quienes me rodean, tocando y observando, yo puedo y soy capaz de aprender.


Un educador debe ser capaz de guiar al alumno a descubrir su propio conocimiento. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.